La esencia se guarda en bolsitas piramidales

Publicado el : 10/04/2013 17:08:32
Categorías : La Tetera Azul

¿Es lo mismo tomarse un té en bolsita de papel que en una piramidal? Quizá no se note en el sabor, a primera vista, pero el saquito poliédrico tiene sus ventajas. “Lo tradicional es que las infusiones se presenten en partículas pequeñas. Las bolsitas piramidales te permiten envasarlas en hebra, incluso con flores u hojas enteras. Cuanto más grande es el corte, mejor se mantiene la esencia de la planta. Y, además, la mezcla es mucho más homogénea”, explica Beatriz Escudero, CEO de Pharmadus. En 2007, la línea de infusiones gourmet de lateterazul incorporó este tipo de envase piramidal para potenciar la calidad y el sabor del Té besa, Té Ilumina o el Té Cautiva, entre otros. Son bolsitas de nylon biodegradable, respetuosas por tanto con el medio ambiente. Aunque parezca un detalle menor, las bolsitas de té son todo un mundo. Se tiene constancia de patentes desde 1903. Aquellas primeras bolsitas se hacían de muselina de seda cosidas a mano. Después llegaría el papel. Las bolsas de este material se pusieron de moda en 1944. Además de cosidas, las hay termosoldadas (con fibras de plástico que al someterlas al calor se suelda y se hace el cierre) y con grapa. “En Pharmadus no tenemos bolsas con grapa porque son menos higiénicas, ya que la grapa se puede oxidar”, explica María Ángeles Herraez, la directora técnica de Pharmadus. Lo último son las bolsitas piramidales, primero de nylon, y ahora de ‘soilon’, que es un polímero obtenido a partir del almidón de la patata. El mejor continente para guardar el mejor de los contenidos, la experiencia de una taza de té.

Página web cofinanciada por