Mobiles

Té Blanco Hay 4 productos.

  • 8,90 € En stock

    El Té Blanco Premium de La Tetera Azul es uno de los tés más apreciados, las hojas jóvenes del té recogidas en primavera, justo antes de que empiecen a brotar. Descubre su distinguido sabor frutal en esta infusión única.

    8,90 €
    En stock
  • 9,00 € En stock

    El té más apreciado. Las hojas jóvenes recogidas en primavera, en las altas montañas de la provincia de Fujian.

    9,00 €
    En stock
  • 11,53 € En stock

    El Té Blanco Premium de La Tetera Azul es uno de los tés más apreciados, las hojas jóvenes del té recogidas en primavera, justo antes de que empiecen a brotar. Descubre su distinguido sabor frutal en esta infusión única.

    11,53 €
    En stock
  • 8,05 € En stock

    Exquisito cóctel de té blanco, manzana y pera. 

    8,05 €
    En stock
Mostrando 1 - 4 de 4 items

¿Qué es el té blanco?

El té blanco proviene de la planta Camellia sinensis al igual que el té negro, el té verde y el té oolong. Es uno de los cinco tipos de té que se denominan verdaderos tés. Antes de que se abran las hojas de té blanco, se cosechan los cogollos para la producción de té blanco. Estos cogollos suelen estar cubiertos por minúsculos pelos blancos, que dan nombre al té. El té blanco se cosecha principalmente en la provincia china de Fujian, pero también hay productores en Sri Lanka, India, Nepal y Tailandia.

Una de las diferencias en el proceso de producción de cada té verdadero es la cantidad de tiempo que se permite que las hojas se oxiden. Como se mencionó, el té blanco es el más mínimamente procesado de los verdaderos tés y, por lo tanto, no se somete a un largo proceso de oxidación.

Sabor

Dado que el té blanco se procesa mínimamente, presenta un perfil de sabor delicado con un acabado suave y un color amarillo pálido. Tiene un sabor ligeramente dulce. Cuando se elabora correctamente, no tiene ningún sabor audaz o amargo. Hay varios varietales diferentes, que tienen notas afrutadas, vegetales, especiadas y florales.

Propiedades y Beneficios del Té Blanco

Mejora la salud de tu piel

El té blanco puede ayudarte a lograr un cutis uniforme gracias a sus propiedades antisépticas y antioxidantes. Dado que el acné a menudo es causado por la contaminación y la acumulación de radicales libres, beber una taza de té blanco una o dos veces al día puede aclarar la piel. El té blanco contiene altas cantidades de fenoles, que pueden fortalecer tanto el colágeno como la elastina, dando una apariencia más suave y juvenil a la piel. Estas dos proteínas son vitales para crear una piel fuerte y prevenir las arrugas y se pueden encontrar en una variedad de productos para el cuidado de la piel.

Podría ayudar a prevenir el cáncer

Los estudios han demostrado la fuerte conexión entre los verdaderos tés y el potencial para prevenir o tratar el cáncer. Si bien los estudios no son concluyentes, los beneficios para la salud de beber té blanco se atribuyen en gran medida a los antioxidantes y polifenoles del té. Los antioxidantes en el té blanco pueden ayudar a construir ARN y prevenir la mutación de células genéticas que conduce al cáncer.

Pérdida de peso

La obesidad es uno de los principales contribuyentes a una esperanza de vida más corta y la pérdida de peso es cada vez más una de las principales prioridades de las personas. Beber té blanco puede ayudarlo a lograr sus objetivos de pérdida de peso al ayudar a su cuerpo a absorber los nutrientes de manera más eficiente y perder peso más fácilmente al acelerar el metabolismo. Las catequinas que se encuentran en el té blanco también pueden acelerar los procesos digestivos y ayudar con la pérdida de peso

Salud del cabello

El té blanco no solo es bueno para la piel, sino que también puede ayudar a establecer un cabello saludable. Se ha demostrado que el antioxidante llamado galato de epigalocatequina mejora el crecimiento del cabello y previene la caída prematura del cabello. El EGCG también se ha mostrado prometedor en el tratamiento de enfermedades de la piel del cuero cabelludo causadas por bacterias resistentes a los tratamientos habituales.

El té blanco también protege de forma natural contra el daño solar, lo que puede ayudar a evitar que el cabello se seque en los meses de verano. El té blanco puede restaurar el brillo natural del cabello y es mejor usarlo tópicamente como champú si lo que buscas es sacar provecho del brillo.

Mejora la salud bucodental

El té blanco tiene altos niveles de flavonoides, taninos y fluoruros que ayudan a que los dientes se mantengan sanos y fuertes. El flúor se conoce popularmente como una herramienta para prevenir la caries dental y, a menudo, se encuentra en las pastas dentales. Tanto los taninos como los flavonoides ayudan a prevenir la acumulación de placa que puede causar caries y caries. El té blanco también cuenta con propiedades antivirales y antibacterianas que ayudan a mantener sanos los dientes y las encías. 

Reduce la inflamación

Las catequinas y polifenoles del té blanco tienen propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a aliviar dolores y molestias menores. Las catequinas que se encuentran en el té blanco ayudaron a una recuperación muscular más rápida y a un menor daño muscular. El té blanco también mejora la circulación y proporciona oxígeno al cerebro y los órganos. Debido a esto, el té blanco es eficaz para tratar dolores de cabeza menores y dolores y molestias por hacer ejercicio.

Mejora la salud del corazón

Tener un corazón sano significa vivir una vida más larga y plena. Con todo, desde la dieta y el tabaquismo hasta los factores ambientales que contribuyen a la salud del corazón, es importante tomar medidas para prevenir las enfermedades crónicas. El té blanco ayuda a proteger la función cardíaca saludable y a prevenir enfermedades como coágulos de sangre, derrames cerebrales y ataques cardíacos.

Dado que el té blanco es el menos procesado de los tés verdaderos, también contiene la mayor cantidad de antioxidantes. Las catequinas en el té blanco pueden ayudar a reducir la presión arterial, mejorar la circulación y reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. También se ha demostrado que los antioxidantes en el té blanco reducen los niveles de colesterol, especialmente el colesterol LDL malo.

Página web cofinanciada por