La tetera viajera descubre los mejores destinos para los amantes del té

Publicado el : 08/05/2013 09:33:24
Categorías : La Tetera Azul

Porque una infusión puede evocar lugares, iniciamos una nueva sección de viajes en el blog. La tetera viajera te llevará a ciudades, países, rincones… con la mejor de las excusas: disfrutar de una taza de té. En la primera entrega, paseamos por Galway, la ‘capital’ del oeste de Irlanda, uno de los países que más disfruta del ritual del té. Lo hace a todas horas. Es casi tan popular como tomarse una pinta en un pub. Si estáis interesados en saber cuál es la tradición del té en tu próximo destino de vacaciones, dejad un comentario en el blog y será también la siguiente propuesta de la Tetera Viajera. ¡Animaos a participar!

La tetera viajera en Galway, IrlandaEs una ciudad pequeña, medieval, que mira al mar. La vida en Galway se pasea por su calle principal, que cambia hasta cinco veces de nombre, aunque el más pronunciado es el de Shop Street. Es un tramo concurrido, lleno de tiendas y fachadas coloridas que en la trastienda esconden pubs de madera oscura, donde la conversación fácil se cobija en días de lluvia. A un lado de esta calle, aparece por un callejón con salida la silueta de la torre de la iglesia de San Nicolás, en la que se dice recaló Cristóbal Colón antes de partir a una expedición a Islandia. La torre es el corazón medieval, con un reloj de color malva que marca las horas en la ciudad.La historia de este pueblo grande de 70.000 habitantes habla de 14 tribus que ostentaron el poder y de una intensa relación comercial con España en el siglo XVI, gracias a la importación de vino. Ahí está como testigo el Arco Español, un trocito de la muralla que en su día rodeaba la ciudad para protegerla de invasiones ‘bárbaras’.El museo de la ciudad descubre a pequeños bocados la esencia marinera de Galway, con fotografías en blanco y negro que muestran cómo, hace no tanto, las mujeres se apostaban a ambos lados de Shop Street con las cestas de pescado en la cabeza, mientras los hombres remendaban las redes en días de tormenta. Algunas de esas fotografías se tomaron en lo que hoy es el Long Walk y sus casitas de colores, que miran desde arriba el chapoteo de los cisnes. Al otro lado del puerto, el Claddagh mantiene todavía parte de la esencia del pueblecito de pescadores que un día fue. Claddagh se llama también a un anillo muy popular que se regala como prueba de amor o de amistad: dos manos sujetan un corazón coronado.Bordeando este barrio por la costa, el paseo marítimo de Galway regala las mejores vistas de la bahía. Es como una pasarela en la que admirar el cielo y su reflejo en el mar, con esas nubes que llegan de repente para aparecer en la foto y volar después hacia el Blackrock, el trampolín amarillo.El ritual del téEl ritual del té está tan unido a Galway como el mar, los pubs y las pintas. No en vano, Irlanda es uno de los países del mundo que más lo consume: una media de seis tazas diarias por habitante. Para empezar el día como un irlandés, hay que hacerlo con un contundente irish breakfast: salchichas, carne de cerdo, dos huevos fritos, morcilla, patatas, champiñones, tostadas y judías blancas. Y para beber, claro, una buena cupan tae (taza de té, en gaélico).Los irlandeses adoran el té negro. De hecho, el irish breakfast tea es una mezcla intensa de tés negros procedentes del este africano y de la región india de Assam. Es el preferido de los irlandeses, pero en Galway puedes probar muchos otros tipos de infusiones en los tea rooms que animan, como los pubs, el centro de la ciudad:-          Cupan tae: Su decoración, al detalle, es como una casita de muñecas. La carta incluye más de una treintena de infusiones. Lo mejor, acompañarla con un trocito de tarta casera.-          The secret garden: Aquí encontrarás más de 70 variedades de infusiones. Los recipientes están a la vista, así que se pueden escoger también aquellas mezclas que entren por los ojos. El local tiene una parte chill out con cojines que invita al reposo. El horario, hasta las nueve de la noche, es otro plus en un lugar en lo que todo (excepto los pubs) cierra a las 18 pm.-          Corrib House Tea Rooms: Éste es un recomendable bed and breakfast con un tea room todavía más apetecible. Es una antigua casona georgiana del siglo XIX con vistas al Corrib, el río que desemboca en el mar en Galway. Es un lugar para un té y también para una comida casual, entre chimeneas decimonónicas.

Página web cofinanciada por